LITERATURA BRASILEIRA

Textos literários em meio eletrônico

Hay amigo para amigo, de Manuel Botelho de Oliveira


 

Edição de referência:

Música do Parnasso. Pref. e org. do texto por Antenor Nascentes. 2vol.

Rio de Janeiro: INL, 1953.

 

 

 

 

AMOR, ENGAÑOS, Y CELOS

 

COMEDIA NUEVA

 

 

HABLAN EN ELLA

 

El Duque de Mantua         Violante, hermana del Duque

Carlos Farnesio     Margarita, su prima

Enrique Gonzaga             Clavela, criada de Violante

Fabio, criado del Duque    Celia, criada de Margarita

Soldados              Dinero, gracioso

 

 

 

JORNADA PRIMERA

 

Salen de noche el Duque, y Fabio acuchillando a Carlos

 

Duque         Descúbrete, villano, o vive el Cielo

                 Que tus rojos corales beba el suelo.

 

Carl.           Dime quién eres, o dirá tu muerte

                 Esta lengua que ves, de acero fuerte.

 

Duque         Muere traidor, y acabe tu osadía.

 

Carl.           El Duque es quien me sigue, ¡ suerte impía! ap.

 

Duque         Carlos es con quien lidio, ¡ suerte ex-traña! ap.

 

Arrodíllase Carlos a los pies del Duque

 

Carl.           Si tu furor te engaña,

                 Aquí tienes mí espada, y satisfecho,

                 Si piensas la traición, rómpeme el pecho:

                 Que perdonar la vida a un alevoso

                 Es indiscreta acción de un Rey piadoso.

 

Duque         Levanta, Carlos, que el intento doble

                 No puede prohijarlo un pecho noble.

 

Carl.           Soy tu esclavo, Señor.

 

Duque         Eres mi amigo.

 

Carl.           ¡Ah Flechero enemigo! ap.

                 ¡Ah Margarita fiera! ¡ah dulce ingrata!

 

Duque         Agora sabré yo si amores trata

                 Carlos con Margarita, porque luego ap.

                 Se descubre el amor, que amor es fuego.

 

Carl.           ¿Qué piensa el Duque, Cielos? pero agora ap.

                 Según lo juzgo, a Margarita adora:

                 Que es siempre un receloso pensamiento

                 Prognóstico fiel de un sentimiento.

 

Duque         ¿Fabio?

 

Fab.           Señor.

 

Duque         Retírate, que solo

                 Antes que lave Apolo

                 Con cristalino humor su roja frente,

                 Con Carlos quiero hablar.

 

Fab.           Soy obediente. (vase)

 

Duque         Carlos, si eres mi amigo, un poco escucha

 

Carl.           Con amor, y lealtad el alma lucha. ap.

 

Duque         Bebo un dulce veneno,

                 Padezco tempestad de un mar sereno,

                 Siento un ardor gustoso,

                 Un inquieto reposo,

                 Un rigor blando, un fiero agrado ofrezco;

                 Todo es nada, esto es más,amorpadezco,

Carl.           Pues señor, ¿ quién te aviva aquesa llama ?

Duque         Para que sepas, Carlos, quién me inflama,

                 La ocasión te diré, cuando amor sigo,

                 Si cabe lo que siento en lo que digo.

 

Carl.           Dime tu ardor, que he de escucharte atento,

                 Que es la atención lisonja de un tormento.

 

Duque         Era el tiempo, en que el Planeta,

                 Blandón del cuarto Safiro

                 Del Cénit precipitado

                 Va con desmayos lucidos

                 Pidiendo a Tetis el agua,

                 Como saludable alivio,

                 Para alentar los desmayos,

                 Para volver a los giros;

                 Cuando penetro de un bosque

                 El frondoso labirinto,

                 Que en condensados verdores,

                 De mil árboles vestido

                 Nube de ramos lo juzgo,

                 Borrasca de hojas lo admiro.

                 Sigo un Tigre, que manchado

                 Entre colores distinctes,

                 Lo juzgaba el pensamiento

                 Por. lo ligero, y lo lindo

                 Viento galán de los bosques,

                 Errante Abril de los riscos.

                 Fatigando en fin las selvas,

                 En un balcón (¡ que prodigio ! )

                 Veo acaso (¡ oh, cómo el logro

                 De una dicha no es previsto!)

                 Una flor  que no padece

                 Las pensiones del Estío,

                 Una rosa, que rigores

                 Por espinas le averiguo;

                 Una luz, que le era sombra

                 De mi dolor el martirio;'

                 Una estrella, que el cuidado

                 Hizo en el alma. destino-.

                 ¡ Oh ley d'amor inviolable!

                 Que quien burla divertido

                 De sus tiros lo flechero,

                 Y de sus llamas lo _activo,

                 En el ocio del . descuido

                 El fiero vendado niño

                 Le prende al pecho sus llamas,

                 Le vibra al alma sus tiros!

                 De suerte que en los empeños

                 Del monta raz ejercicio

                 Hallo a mi vida lisonjas,

                 Dando a mi vida peligros

                 Festejo un jardín hermoso,

                 Pisando un bosque tejido;

                 Una Diosa en fin venero,

                 Cuando una fiera persigo:

                 ¡ Oh, cuántas veces, oh, cuántas

                 Lanzaba al aire suspiros,

                 Porque siendo puras llamas

                 Del fuego, que dentro crío,

                 Al alma suya pegasen

                 (Cuando se exenta en lo esquivo)

                 Los incendios del cuidado

                 Por las puertas del oído !

                 Sintiendo pues sus rigores,

                 Le dije, si no me olvido,

                 Lo cortés destos requiebros:

                 En quien ama, el Ciel o mismo

                 Amor influye; pues ¿cómo

                 Si a vos por Cielo os afirmo,

                 Cuando debéis motivarlo,

                 Queréis, mi Cielo, impedirlo?

                 Ved las plantas, que en, las plantas

                 El fruto de amor coligo;

                 Ved las flores, que en las flores

                 Florece el afecto vivo;

                 Ved las fuentes, que en las fuentes

                 Llanto amoroso se ha visto;

                 Ved los vientos, que en los vientos

                 Alas vuelan de Cupido;

                 Mirad en fin a mi pecho

                 Por compendio de lo dicho,

                 Las plantas de mi firmeza,

                 Las flores de mis cariños,

                 Las fuentes en lo que lloro,

                 Los vientos en lo que gimo.

                 Mas viéndome desdeñado,

                 Vi mis deseos crecidos,

                 Pidiéndoles a mis ojos,

                 Siendo dos, que en triste oficio

                 Uno llore el mal de amante,

                 Y otro el mal de aborrecido.

                  No has visto acaso en el soto

                 Un verde almendro, y no has visto

                 Que florece cuando el Cielo

                 Del Enero conmovido

                 Graniza globos de, nieve,

                 Despide flechas de frío?

                 Así también, corno almendro,

                 Mi cuidado ha florecido,

                 Cuando en Enero de penas

                 Arroja mi Cielo esquivo

                 De sus desdenes el hielo,

                 De sus iras el granizo.

                 Apart6me de sus ojos

                 Por petición de su arbitrio,

                 Pero después en mis males

                 Algunas voces le explico

                 Por papeles, que se juzgan

                 Terceros enmudecidos,

                 Ya mi verdad en lo blanco,

                 Ya mi tristeza en lo escrito.

                 Pídole en fin a mi hermana

                 Que con ruego sucesivo

                 La trujese a mi palacio

                 Que Cielo, y templo se ha visto,

                 Pues ya tiene venturoso

                 En la luz y el sacrificio

                 La Aurora de la hermosura,

                 La Diosa del albedrío.

                 Aclamé pues la vitoria

                 En la guerra de gemidos;

                 Conquisté con mis finezas

                 De sua belleza el castillo;

                 Tuvo la amorosa nave

                 En aquel puerto el abrigo -

                 Coronó e de esperanzas

                 Vitorioso mi designio;

                 Y del Oriente de afectos,

                 Que fué de mi amor principio,

                 No rubíes, no diamantes, 

                 No topacios, no safiros,

                 Una Margarita alcanzo,

                 Una Margarita estimo.

                 Éstos son los pensamientos,

                 Carlos, que me han divertido,

                 Ésta la luz, y el Planeta;

                 En cuyas llamas, y visos

                 Como Mariposa, ciego,

                 Como Girasol, rendido,

                 Al rigor de inciendios muero,

                 Al favor de rayos vivo.

 

Carl.           El Duque quiere a Margarita, ¡ oh Cielos! ap.

                 O mi vida quitad, o mis recelos;

                 Que si es muerte los celos bien se advierte

                 Que no puede unirse vida, y muerte.

 

Duque         Vive Dios, que en su amor Carlos prosigue, ap.

                 Y de mi dama el norte hermoso sigue;

                 Mas si le mato, en náufragos intentos

                 Será su sangre mar, mis iras vientos.

 

Carl.           Eres, señor, dichoso

                 En el lance amoroso.

                 Duque De ti mi pecho los secretos fía,

                 Porque puedas saber la amistad mía,

                 Pues quien secretos fía, es claro efeto

                 Que entrega el corazón en un secreto.

 

Carl.           Bien conozco, señor, tantas finezas.

 

Duque         Y porque estimo, Carlos, tus proezas,

                 Por ti mañana espero,

                 Porque mandarte quiero

                 A Florencia en favor de Carlos Quinto.

                 Cuyos soldados con Mavorcio instinto

                 La cercan, porque den en su vitoria

                 Al Pontífice honor, a Carlos gloria.

 

Vase el Duque

 

Carl.           ¿ Qué hemos de hacer, Amor, por desdichado?

                 Pues te asaltan estorbos al cuidado;

                 El Duque a Margarita estima agora:

                 Que el Duque es poderoso no se ignora:

                 Todo pues facilita lo amoroso:

                 Todo puede abrasar lo poderoso:

                 Dos rayos tiene para mi desmayo,

                 Porque es rayo el poder, y Amor es rayo

                 El Duque me compite en el deseo,

                 Yo desigual me juzgo en el empleo;

                 Mas no, que si es Amor un Dios, me atrevo

                 Con su fiero rigor, pues un Dios llevo.

                 Vine en este jardín a ver mi dama,

                 Por dar hermoso alivio a dulce llama,

                 Encuentro luego al Duque, que me embiste

                 Y en conocerme insiste,

                 Hasta que me declara que es dichoso

                 Su cuidado glorioso;

Que no sólo es amante, pero amado.

Qué hubiese sus pasiones ignorado ?

¡ Ah pensión del tormento,

Que en el golpe violento

Por hacer el estrago más sentido,

Nunca lo .siente el alma prevenido!

Agora pues el Duque me destierra

Con lisonjero arbitrio de una guerra,

Porque pueda gustar sin tristes celos

Con Margarita bella sus desvelos,

Sin mirar que aun presente

Mi pecho amante dulce guerra siente

Con las armas de amores, y de enojos

En las bellas provincias de sus ojos;

Al cerco de Florencia

Me intima la sentencia,

Porque cerque su amor con más ventura

El castillo gentil de su hermosura;

Que es Florencia mejor a su firmeza

Su florida belleza;

Mas aunque Margarita me condena

A triste muerte de celosa pena,

Sin pedir celos, le he dehablar mañana:

Que temo su hermosura soberana,

Y no es bien que parezca presumido,

Que glorias le merezco de querido.

 

Vase, y sale Violante

 

Viol.           Amo a Carlos, y temo

De mi hermano cruel el noble extremo,

Porque llama aun afecto verdadero

Fino, el Amor; pero el honor, grosero;

Temo en la empresa de amorosas piras

El ejército fiero de sus iras,

Cuando intente en campaña de rigores

Talar firmezas, y vencer amores,

Que el honor ofendido

Con razón es temido,

Pues se juzga como áspid, agraviado,

Que la muerte ocasiona, si es pisado.

Temo también que Carlos atrevido

Por costumbre alevosa de querido

Quiera tejer a costa de mis daños

En la tela de amor hilos de engaños ;

Aunque yo soy Violante,

Y de Carlos amante,

(Para conocer yo si Amor le excita)

Me finjo Margarita,

Sin que lo sepa nadie, que el secreto

Es padre sabio de oportuno efeto:

Desta suerte le apuro

De su fe lo constante, o lo perjuro,

Porque después no siga al pensamiento

La tirana pensión del escarmiento.

Carlos es forastero,

Con que engañarle espero,

Pues no sabe que soy del Duque hermana,

Y su amor más se allana;

Pues si supiera mi sublime alteza,

Entibiara el ardor de su firmeza,

Que en desigual honor (como le excedo)

Lo que se escoge amor, se encoge miedo.

Y no es mucho que ignore mi persona,

Que como se ocasiona

Del hombre más amante

El más cierto inconstante,

Evité con retiros de mi estado

Los incautos peligros de un cuidado;

Que el retiro dichoso

Con el tiempo ingenioso

En leciones de aviso se convida

Un deleitoso estudio de la vida;

Viendo siempre en las flores,

(Si mancha ajena mano sus primores)

Para dar mudo ejemplo a mis corduras

Un florido consejo de hermosuras.

Mas para mi alegría, o mi tormento,

Viendo de Carlos él bizarro aliento

Mil almas atraer, y bien lo he dicho

Que mil almas llevaba en su capricho;

Éste sólo fué causa de un contento

Amargo, y dulce , plácido, y violento,

Éste del alma f Fué blando homicida,

Si vivo en muerte, cuando muero en vida.

Éste de un albedrío (que volaba

Libremente en el aire, y se emplumaba

De vanas presunciones) le ha formado

En la jaula de amor prisión de agrado.

 

Sale Carlos suspenso

 

Ap.

 

Carl.           En el incendio amoroso

Doble a Margarita veo;

Pero es arbitrio engañoso,

Que de una traición lo feo

No ha de caber en lo hermoso.

 

Viol.           Carlos, con triste esquiveza

Sin querer el desengaño?

Mas si, que para mi daño ap.

Es enfado la tristeza

Por disfrazar el engaño.

¡ Carlos!

 

Carl,          Señora.

 

Viol.           ¿ Dolores

Tenéis de amor apurados?

 

Carl.          Parto ya por más favores

Un cuidado en mil cuidados,

Un amor em mil amores.

La fama en mi amor glorioso,

Y en vuestro rostro elegante

Dos graves prodigios cante,

Vos, prodigio de lo hermoso,

Yo, prodigio de lo amante.

Si desa vista el contento

Logra de amor la vitoria,

Con tal fineza me siento,

Que hago escrúpulo esta gloria

Por quitarme el sentimiento.

Si queréis averiguar

El dolor de mi placer,

Mirad que extraño querer,

Que por ver el no penar

Padezco el no padecer.

Quisiera al dulce dolor

Dos corazones en tanto

Llanto alegre, blando ardor,

Uno, que destile en llanto,

Otro, que abrase en amor.

Por veros, y por amaros

Aunque mi bien fué de veros,

Agradezco al pretenderos

A los ojos, por miraros,

Al corazón, por quereros;

Si de vos me hallo querido,

Cuando me afino amoroso,

El primero agora he sido,

Que halló bienes de dichoso

Con aciertos de entendido; .

Mas vos sólo en la desdicha

De todo acertado intento

Quitáis contra el escarmiento

La necedade a la dicha,

La queja al entendimiento.

 

Viol.           Lo que tan discretamente

Vuestro pecho encareció,

No es amor, que en lo que siente

Lo que fácilmente entró,

Se despide fácilmente.

Si lo llamáis afición,

Ya me profetiza el Cielo

Que en verdad de mi recelo

Lo probáis por diversión

No lo bebéis por desvelo.

 

Carl.          Si florece en tiempo breve

De mi cuidado la palma,

Con primor mi fe se atreve,

Pues cuando os entrega el alma,

Paga luego lo que debe.

Pero calle, y prenda agora

Las voces mi amor injusto,

Pues de una ausencia el disgusto,

Que vuestro pecho no ignora.

También me aprisiona el gusto.

El Duque por vuestro amor

Me manda que parta luego

A Florencia.

 

Viol.           ¡ Qué rigor! ap..

El alma pierde el sosiego

Con el azar de un dolor.

 

Carl.          ¡ Son la causa vuestros celos!

Y si vos al Duque amáis,

Amad el Duque, que dais

Mejor gusto a los desvelos.

 

Viol.           ¿Ésos concetos formáis?

Sabed, Carlos, que no soy

De las comunes mujeres;

Que en su afición mudan hoy

Lo que ayer quieren ; poderes

A la fortuna no doy.

Y porque más certifique

De mi firme amor la f e,

A Violante pediré

Que vaya mi hermano Enrique.

 

Carl.          Siempre tu amor estimé.

 

Viol.           A Margarita he de hablar, ap.

                 Porque así mi engaño entable,

Si quiero a Carlos amar,

Que al Duque su amante hable,

Y estorbe tanto penar.

Carlos, si vuestro querer

Leyes de amor o enseña,

La constancia es mejor seña.

 

Carl.           Siempre constante he de ser.

 

Viol.           Yo roble seré.

 

Carl.           Yo peña.

 

Viol.           Lo que aseguran mis labios,

                 Dirá mi fe. Vase

 

Carl.           Mi temor

Callo, porque no es primor

Publicar quejas de agravios

En los principios de amor. Vase

 

Sale el Duque, y Fabio

 

Duque         ¿ Deciste a Carlos que luego

                 Viniese a verme?

 

Fab.           Señor,

Como me mandastes ayer,

He llamado a Carlos hoy.

 

Duque         No quiero que en mi presencia

Con villana presunción

Se oponga Carlos a un Duque

Contra halagos de un ardor;

Que quien a un Príncipe estorba

Una modesta afición,

Como se le atreve al alma,

Algo tiene de traidor;

Y como de un Rey el gusto

Es gobierno de su acción,

También el cetro le usurpa

Quien el gusto le usurpó.

Vaya Carlos a Florencia,

Y en juego de su pasión

Dé de barato una ausencia

A quien un gusto perdió.

Y si en la guerra amorosa

Ese rapaz flechador

Con laureles de esperanzas

Sus afectos coronó;

Agora pues en la guerra,

Que Carlos Quinto movió

A contemplación del Papa,

Gane vitorioso honor,

Y en guerra de fuego, y hierro

Gracias rinda su valor

Al hierro de un Dios guerrero,

Al fuego de un ciego Dios.

 

Sale Margarita, y vase Fabio

 

Marg.         Mi bien, ¿vos airado agora?

Vos triste?  Qué es esto, Amor?

Si es blanda pena de un pecho,

Os quite la airada voz.

Quisiera, señor, pediros

Para mi hermano un favor,

Pero os hallo tan severo,

Y airado, que mi intención,

Cuando buscaba un agrado,

Viene a encontrar un temor.

 

Duq.           Margarita, a todo tiempo

Podéis mandarme, que yo

No sujeto mais finezas

A la varia de sazón

Del tiempo; que siendo amante,

Fuera injusto, fuera error

Que desobligase un tiempo

Lo que debe una afición.

 

Marg.         Quisiera, señor, que agora,

Si ruegos pueden con vos,

Mandaseis para la guerra

(De que es noble superior

Ese Príncipe de Orange)

A mi hermano, a Carlos no;

Que D. Fernando Gonzaga

Estimará su valor.

Como cercano pariente,

Y Enrique gane opinión

De valiente Capitán :

Que en Italia siempre usó

La Nobleza más ilustre

Tratar armas en favor

De algun Príncipe extranjero;

Qué me respondéis ?

 

Duq.           ¿Quién vió       ap.

Tanto agravio en el cariño,

Tanto halago en el rigor?

¿Qué en lisonjas Margarita

Me pida que mande yo

A Enrique para la guerra,

Y que no mande (¡ ay dolor ! )

A Carlos, sintiendo ingrata

Su ausencia? ¡qué confusión

Me asalta! pues Margarita

Con tan extraña ocasión

Del mismo amor se ha valido

Para ofender al amor.

 

Marg.         Mi bien, suspended agora

La engañosa turbación,

Que si no queréis hacerme

Este gusto que intentó

Mi pecho para mi hermano,

No he de culpar la exención,

Que basta quererlo, sí,

Para no alcanzarlo, no.

 

Duq.           A la 'guerra vaya Enrique,

                 No vaya Carlos.

 

Marg.         Ya os doy

                 Mil gracias por tal fineza; ap.

                 Pues Violante. me pidió

Que hiciese este estorbo, agora

Decir a Violante voy

Que ya no se ausenta Carlos,

Porque le dé su afición

Prisión alegre al cuidado,

Seguro Alcalde al temor.

 

Vase

 

Duq.           Disimulemos cuidados,

Porque quien disimuló,

Se previene en el engaño,

Y examina la traición.

Si queda Carlos, bien puedo

Conocer, si es ofensor

De mi deseo amoroso:

Que quien amado se vió

O por capricho, o por gloria

Hace alarde del amor.

Pero ¿qué más evidencias,

Si cuando le dije yo

Que en Mantua quedase Carlos,

Con ingrata sumisión

Lo agradeció tan alegre,

Que el desnudo Flechador

Parece que en el semblante

Por crédito o compasión

Me acautelaba en el daño,

Me avisaba en la color?

 

Sale Fabio, y Carlos

 

Fab.           Aquí, señor, viene Carlos.

 

Carl.           A tus pies rendido estoy.

 

Duq.           Aunque, Carlos, de tu diestra

Esperaba mi opinión

Que acreditaras a -Mantua

Con tu valeroso ardor,

Considerando primero

Que eres mi amigo, a quien doy

De mi gobierno la parte,

 

De mis intentos la acción,

No quiero, no, que te ausentes

Que era fiero desprimor

Solicitar una ausencia

A quien lleva un corazón.

Bien sabes ya de mi gusto

El secreto, que f ió

De tu recato mi pecho,

Que a quien amigo se amó

El secreto no se encubre:

Que fuera bastardo error,

Carlos, negar un secreto

A quien un alma se dió.

 

Carl.          Señor, indigno me veo

De tan notable favor.

¡ Ah, Cielos! ¡ qué bien entiendo ap.

Lo que astuto el Duque habló !

Porque no pueda querer

A Margarita, el primor

Me descubre de su gusto

Con la oportuna ocasión

De amigo, que desta suerte

Si prosigo mi pasión,

Falso soy a su amistad,

Y falso a su gusto soy.

Duq.           Llama a Enrique, Fabio.

 

Enrique

 

Vase Fabio

 

parta a Florencia.

 

Carl.           Señor,

                 Del palor de Enrique espera

                 Buen suceso.

 

Duq.           Del valor

                 Suyo la palma se espera,

                 Y de tu amistad mejor

                 Espero satisfaciones.

 

Carl.           Pagaré mi obligación.

 

Duq.           ¡ Oh cómo Carlos se alegra ap.

                 Desta ausencia l

Carl.           ¡ Oh cómo voy        ap.

Sabiendo que el Duque intenta

Dar destierro a mi afición !

 

Sale Enrique

 

Enr.           Enrique, señor, se ofrece

                 A tus plantas.

 

Duq.           La ocasión

                 Deste terzo de Florencia,

          Noble Enrique, me obligó

A que también a tu diestra

Deba Italia aquella acción;

Don Fernando de Gonzaga

Pariente nuestro envió

A pedirme alguna gente,

Y agora te mando yo

Con lo mejor de mi estado

Solamente por favor,

Que a un corazón animoso

De una guerra la sazón

Es generoso peligro,

Es lisonjero rigor.

 

Enr.           Beso tus plantas humilde,

Agradeciendo el honor,

Que me dás por tu vasallo,

Que es gloriosa adulación

De un Príncipe ilustre, y cuerdo.

Honrar sus vasallos. Yo ap.

Me ausento (¡ tirana suerte ! )

De Violante, a quien formó

El Cielo para su envidia,

La tierra para su flor.

Siempre dura, siempre hermosa

Su belleza fulminó

Contra mí rayos de fuego,

Rayos de luz contra el Sol.

 

Duq.           Partid, Enrique, al momento,

                 Argos se ami atención. Vase

 

Carl.           Al arma fuertes cuidados. Vase

 

Enr.           A la ausencia ingrato amor. Vase

 

Sale Celia

 

Cel.            Yo quiero mucho a un lacayo,

Y aunque este nombre mal suena,

Como él tiene voz de plata,

Hace consonancia bella.

De un forastero es criado

Y en frase mejor dijera

De la salud de su bolsa

Enemiga pestilencia.

En los caudalosos huaros

Cuando acaso me requiebra

Lo que le usurpa a lo Caco,

A lo Alejandro me entriega;

Demás desto él es un hombre,

Que bien puede por sus prendas

Hacer de una peña miel,

Hacer de un mármol manteca.

Tiene despejo Español,

Tiene Toscana prudencia,

Tiene donaire Gitano;

Tiene jarifa presencia.

Y todo reduzgo aun tiene,

Que es la mayor gentileza.

Para marido es muy bueno

Por sus voces lisonjeras:

Porque si es muerte un marido,

La muerte agradable queda;

Yo, si un marido tuviese,

Que así me hablase, quisiera

Con palabras muy de Aurora,

Quiero decir muy risueñas.

 

Finge

 

Bien mío, vida del alma,

Dulce dueño, muerte bella,

Por ti muero, un lindo abrazo

El blando sepulcro sea.

No como algunos maridos,

¡ Verbum Caro! que si llegan,

Muy añublados se ponen,

Echando truenos de piernas.

Después si el comer no gustan,

Un milagro manifiestan,

Pues sin ser aves los platos,

Todos por los aires vuelan;

Duda con razón entonces

La mujer en su dureza

Si hace vida, si es casada

Con un hombre o una piedra.

Viéndose pues sin ser calle,

Bien que calle sus fierezas,

No la mozuela casada,

Empedrada la mozuela.

Que bien merece uno déstos

Cuando a lo grave se ostenta,

Que si es muy a lo Catón,

A lo Cornelio se vea.

 

Sale Dinero

 

Din.            Aquí traigo un papelillo

Para Margarita bella;

Ésta es su criada, quiero

Llegarme un poco. Mi reina,

Mi lamedor, mi cosquilla,

Mi vidilla, mi azucena,

Mi azúcar, mi perejil,

Mi celo, mi Cielo, y Celia;

Háblame un poco, que agora

Traigo la bolsica Hena.

 

Cel.            Vo te haré muchas preguntas.

 

Din.            Si es de amor examen, vengan.

 

Cel.            ¿ Quién eres tu? dime agora,

                             Porque si acaso deseas

                 Ser mi marido, es forzoso

                 Saber tu vida, y tus prendas.

 

Din.            Primero, cuanto a la vida,

                 Sirvo a un amo, y opongo fiera

                 Mi malicia natural

                 A su vida forastera ;

                 Sirvole yo con buen trato,

                 Y tan bueno se pondera,

                 Como el verdugo a quien mata,

                 Y como el potro a quien niega;

                 Mentiras llueven, y tantas,

                 Que si tempestades fueran,

                 Pudiera con mis mentiras

                 Anegar toda la tierra.

                 Soy criado tan fiel,

                 Que usando de mil cautelas,

                 A un gran ratón de un bolsico

                 Le doy de gato mil vueltas.

                 De los hurtos no te admires,

                 Que porque más lo encarezca,

                 No se puede hallar criado

                 Sin que escribano no sea;

                 Esto es en cuanto a la vida.

 

Cel.            Vamos al segundo tema.

 

Din.            En las prendas prosigamos.

                 Primeramente, mi perla,

                 Yo me precio de muy noble,

                 Fingiendo solar nobleza,

                 Porque no quito el sombrero

A persona mala, o buena;

Soy valiente, porque juro,

Y cuento falsas pendencias;

Porque murmuro de todo

También discreto me creas;

Soy gracioso en mis palabras,

Porque en maliciosas pruebas

Dichos ajenos repito;

Soy galán, porque en cualquiera

Conversación hablo en damas;

Tengo aplausos de Poeta,

Porque hice cuatro coplillas,

Y las mejores ajenas.

Éstas son, Celia, mis partes,

Y si acaso te contentan,

El gusto me hará tan gordo

Que el mayor necio parezca.

 

Cel.            Ama bien, y sirve siempre

Con tu nombre; y porque sepas

De mi amor memorias firmes,

De mi fe grandes finezas

No se olvidará tu nombre

De mi amor.

 

Din.            Ya se me acuerda

Un papelillo que traigo

A tu señora, y quisiera

Que luego luego lo dieses,

Pues mi amo te encomienda

La prontitud.

 

Cel.            Mil prestezas

                 He de mostrar por servirte.

                 Muestra, pues.

                 Al darle el papel sale el Duque

 

Duq.           ¿ Qué es esto, Celia?

 

Cel.            Este hidalgo forastero

                 Como siempre me requiebra,

                 Me escribe papel de amores,

                 Y agora aqueste me entrega.

 

Duq.           Por Dios que trujo el criado ap.

                 De aleve amor estafeta

                 Para Margarita el pliego.

 

Din.            Tristis est anima mea:

                 Vive Cristo que en su rabia

                 El Duque airado me entierra;

                 Y agradecello bien puedo,

                 Pues esta muerte me exenta

                 De un boticario las purgas,

                 De un médico las recetas.

 

Duq.           ¿ No sois criado de Carlos?

 

Din.            Soy, señor, de aquella oveja,

Disfrazado en hombre un lobo,

Soy en infieles cadenas

De aquel cautivo cristiano

Su Argel.

 

Duq.           Esa carta muestra,

Celia, agora.

 

Tómale la carta

 

Cel.            Dios me libre

Del Duque, que le pondera

Mi corazón receloso,

Con su ducal impaciencia,

Cada palabra una tía,

Cada amenaza una suegra.

 

Vase Celia

 

Lee el Duque

 

Esta noche, Margarita,

Al bello jardín me espera,

Que siendo flor tu hermosura,

Es bien que en jardín se vea,

Porque pueda agradecerte

Con la verdad de mi lengua

De tu presencia el halago,

Y el estorbo de mi ausencia.

 

Siempre tuyo. Carlos.

 

Duq.           Carlos

Me agravia, y no considera

Que quien a un Príncipe ofende,

No quiere hacer diferencia

De la acción, y del castigo,

De la muerte, y de la ofensa.

Y vos, pícaro alevoso,

ue sois de amorosas nuevas

                   El diligente Mercurio

       Con talares de obediencias,

¿ Cómo profanáis loa sacro

De mi palacio?

 

Din.            Mi lengua

Te lo dirá; soy criado,

Que se junta la obediencia

Con sociedad tan notable,

Como la cola a una bestia,

Como la ventura a un necio,

Como a un sabio la pobreza;

De más a mas soy Dinero,

Que todos, señor, me huelgan

De que entre siempre en sus casas;

También, señor, me festeja

El palacio, y con arbitrios

Me busca, pretende, y lleva.

Díganlo en todos los Reinos

Con pretextos de las guerras

Los tributos, que me usurpan,

Las sisas, que me atropellan.

Pensé pues que me 'estimaras,

Si en tu palacio me vieras,

No eres, señor, Ginovés,

Pues agora me despreciáis.

 

Duq.           Salid de aquí, mentecato,

Antes que os abra la puerta

Con esta daga en el pecho.

 

Din.            Tuvimos mortal tragedia,

                 Sed nos liberati sumus.

 

Vase

 

Duq.           Creed agora tristezas,

Creed agora cuidados,

No discursos de la idea,.

Verdades sí, que a los ojos

Disparan de agravios flechas;

Hasta aquí con torpes dudas

Fluctuaba mi sospecha,

Mas ya de aquella borrasca

El naufragio se escarmienta.

Ya sabe el alma infelice

Porque de Carlos la ausencia -

Quiso estorbar Margarita

Contra mi gusto: ¡ ah firmezas

De amor como sois mentidas!

¿ Mas qué mucho, si ligera,

La mujer excede amante

Lo fácil de una veleta,

Lo presuroso de un viento,

Lo caduco de una niebla?

No es blanco, pues, el papel,-

Aunque cándido se ofrezca,

Porque sólo el alma mía

Es blanco, donde se emplean

Estes, de cuidados tiros,

Éstas, de agravios saetas.

Cuando leo sus renglones,

Imagino cada letra

Lengua de fuego alevosa,

Que en dos efetos se muestra

De fuego, cuando me abrasa,

Y cuando me avisa, lengua.

He de mostrarle el papel

Para ver si en la evidencia

Puede desmentir mi agravio:

Que de celos las fierezas

Tales son, que un triste amante

Sabe lo cierto, y desea

Aun engañosas disculpas,

Aun mentirosas defensas.

 

Sale Margarita, y le dice

 

¿Es posible, Margarita?,

Es posible (hablar no puedo)

Que con cauteloso engaño,

Que con atrevido exceso

Me agravias? ¿que a un Duque amante

Desprecias? ¿que otro sujeto

Enamoras? Mal conoces.

Mis iras.

 

Marg.         Señor, no entiendo

Lo que dicen tus locuras

Contra mi amor; pero miento,

Ya lo entiendo, sí, que agora

Con alevosos intentos

Por olvidar mis verdades,

                 Quieres fingir que te ofendo;

Que quien desprecia una dama

Con mentirosos pretextos,

Siempre le achaca el agravio

Por disculpar el desprecio.

 

Duq.           Dime, tirana,  no quieres

                 A Carlos? pues vive el Cielo

Que al árbol de su esperanza

Le han de cortar mis desvelos;

Las alas de su osadía

Le han de abrasar mis afectos;

Las flores de su cuidado

Le han de marchitar mis celos;

Los campos...

 

Marg.         Señor, reporta

Tantos enojos;  qué es esto?

 Tú dices que adoro a Carlos?

¿A Carlos? que fingimientos

Tu ceguedad atropellan:

Que aunque ciego al amor veo,

Sus ceguedades son otras,

De otro modo es amor ciego.

 

Duq.           ¡ Oh, como siempre, el delito

Por astuto, y lisonjero,

Cuando alienta lo engañoso,

Siempre afectó el encubierto !

¿ Tú te atreves a ofendorme,

Traidora, no conociendo

Que of enderse un poderoso

Es fulminarse un acero,

Es rebentarse una mina,

Es añublarse un Invierno,

Es precipitarse un rayo,

Es alimentarse un fuego?

Mal haya el tiempo, mal haya,

Que en mil devotos obsequios

Adoré tu Sol hermoso

Como idólatra indiscreto.

Mal haya el día, mal haya,

Que en amorosos extremos

Fui siempre roca en lo firme,

Fuí siempre cera en lo tierno.

Mal haya el Amor, mal haya,

Que como a soldado expertc

Por conquistar tus favores

Me quiso armar con desvelos.

¿Tú, Margarita, me engañas,

Cuando me afino sincero?

Tú, Margarita, me ofendes

Cuando verdades profeso?

¡ Ah costumbre de rigores!

¡ Ah villanía de enredos!

¡ Que en mal, y doblez indigna

Siempre se están oponiendo

La desdicha más penosa

Al mejor merecimiento!

¡ A la verdad máshidalga

El engaño más grosero!

¿ No te acuerdas que jurabas,

Formando encarecimientos,

Que cuando fueses mudable,

Primero el prado, primero

No se ornaría de flores,

Ni los Polos de luceros,

Dejaría el mar las aguas,

El pedernal los incendios?

Queden pues en tus mudanzas

Por cumplirse el juramento

Sin luces el Cielo claro,

Sin flores el prado ameno,

Sin llamas la piedra viva,

Sin aguas el mar soberbio.

Y agora para que veas

De tus engaños los yerros

Sin disculpables sobornos,

Mira, tirana, ese pliego,

 

Dale la carta

 

Que como fiel testigo

Depone tus desaciertos,

Y quizá fiel lo juzgo,

Porque cándido lo advierto.

 

Lee la carta Margarita, y se suspende

 

Duq.           ¡ Oh, qué bien te has convencido!

Pues te acusa lo suspenso;

Que quien se convence acaso

En las traiciones, que ha hecho,

Se embaraza en el discurso,

                 Se aprisiona en el silencio.

Habla, cruel, y responde

A tan fuertes argumentos;

Finge pues una disculpa,

Dime agora, que otro objeto

Pretende Carlos amante:

Que son otros sus empeños,

Que tu amor no solicita,

Ni le quieres; y al momento

Con mujeril artificio

Forma, porque ya te creo,

El falso aljófar de llanto

Con oro falso de afecto.

Quédate, sirena hermosa,

Oírte agora no quiero,

Que cuando el pecho fluctúa

En alevosos intentos,

Serán tus voces encanto

Será náufrago mi pecho.

 

Vase el Duque

 

Marg.         Espera, engañado Duque,

Aguarda, querido Dueño;

Suerte, ¿qué mudanzas formas?

Amor, ¿qué enredos son éstos ?

Si instable, suerte, te han dicho,

Si engañoso, Amor, te han hecho,

 Dime, suerte, las mudanzas?

¿Y dime, Amor, los enredos?

Carlos un papel me escribe

Entre amorosos concetos,

Suponiendo que le adoro,

Ya mi amor agradeciendo

De su ausencia los estorbos,

No a Violante, ¿ qué es aquesto?

Cielos, que en blandas piedades

Prestáis oído al remedio,

Si esta armonía os dirige

Incesable movimiento,

Concordad con vuestros giros

La armonía de un deseo.

Estrellas, que en, los influjos,

Que os beben humanos cuerpos

Sois celestiales motivos

De amorosos galanteos,

Descubrid el desengaño

Lo que dais al nacimiento;

Sol lucido, que en los rayos

El Orbe os pondera atento

Ya de luces fuente hermosa,

Ya de llamas mar imenso,

Prestad incendio a mi amante,

Para que avive su incendio;

Aves, que en voces, y plumas

Parecéis, amaneciendo,

Del aire volantes flores,

Del Alva alados Orfeos,

Despertad con vuestro canto

De tanta verdad el sueño;

Mares, que en vuestras espumas

Pudo animarse el portento

De aquella hermosura, aquella

Blanda Deidad de Citeres,

Publicad en vuestras aguas

Las que en triste amor os vierto;

Campos, que os pintan Abriles

Entre verdores amenos

Ya de rosas los matices,

Ya de lilios los bosquejos,

Decid mi verde esperanza,

Aunque a sequen los celos;

Flores, que sois cuando sopla

El Céfiro lisonjero,

De Flora galán adorno,

Del prado oloroso aseo,

Dad el olor de verdades

Al color de fingimientos

Ríos, que sois en las peñas

Ya músicos, ya risueñas,

De plata corrientes liras,

De cristal claros espejos,

Decid en puros cristales

Los que veis puros afectos;

En fin, para ver si acaso

Mejorar mi suerte puedo,

Digan aquí lo que lloro,

Digan aquí lo que siento,

Ríos, f lores, campos, mares,

Aves, Sol, Estrellas, Cielos.

 

Vase

 

JORNADA SEGUNDA

 

Sale el Duque, y Violante

 

Viol.           No te lastimes quejoso,

                 Que Margarita es constante.

 

Duq.           No puedo, que de un amante

Siempre se engendra un celoso;

Que en as batallas impías

De una amorosa pasión,

Siendo campo el corazón,

Sirven los celos de espias.

De más, que Amor en mi pena

Con a sentencia de enojos,

Pues son testigos mis ojos,

No sin razón a condena;

Y cuando aquestos desvelos

Los siente Amor, no los piensa,

Como averigua a ofensa,

Pasa aun allá de los celos.

De suerte que padecido

Este tormento amoroso

Aun antes de sospechoso

Me escarmente de ofendido.

 

Viol.           Es de amante esa pasión,

Que como siempre se ve

Desconfiado en la fe,

Siempre piensa la traición

Y para bien del sentido

Creer debe en su terneza,

Que si quiere con firmeza,

Que con firmeza es querido.

Mas con los celos no ignoro

Que poco amante se alcanza,

Pues, si le cree la mudanza,

Viene a mancharle el decoro.

Y sospecha este dolor

Por su mal, pues quien le adora,

Si él la juzga que es traidora,

Ha de juzgar que es traidor.

Tiene con la dama bella

Bastarda de amor porfía,

Pues ela dél desconfía,

Pues él desconfía della.

En fin por razón de estado

No ha de pensar lo engañoso,

Pues le muestra receloso

Que puede ser agraviado.

 

Duq.           Dices bien, pero si ver

Pude ofensas del deseo,

¿Ha de ser lo que no veo?

Lo que veo noi hade ser?

 

Viol.           El galán que viste allí,

Aunque sospechas te inflama,

Vendría por otra Dama,

Como. si fuese por mí.

Que alguna Dama en querer

A Carlos, puede sentir;

¡ Oh quién pudiera decir

Lo que sabe padecer! ap.

 

Duq.           El vidrio, si has reparado,

Que de un sembante aparente

Es una copia luciente,

Es un mentido trasado;

Brila tal, que es parecido,

Cuando respandece igual

Un verdadero cristal,

Lo que es un cristal fingido.

Lo proprio en su amor se diga,

Que en dobles caras; que ofrece,

Como vidrio resplandece,

Cuando falso se averigua.

De suerte que en lo alevoso

Del amante resplandor

Luce verdadero amor.

Lo que es amor engañoso.

Y porque sepas si es fiel,

O si es falso su tormento,

Sabrás que amoroso intento

Le confiesa en un papel

Carlos a leve; que yo

A Celia el papel tomé,

Y a a vista averigüé

Lo que el recelo pensó ;

A Dios pues, que el alma mía

Va a padecer este daño.

 

Viol.           A la noche de tu engaño

                 De su verdad salga el día.

 

Vase el Duque

 

Agora mi amor alcanza

Contra mí propia otros celos;

Agora se arman recelos

Para embestir mi esperanza.

Dime Amor, y al alma dilo,

Qué haré? presta en mis deseos

Al abirinto de enleos

De tus piedades el hilo.

El Duque ingrato se atreve,

Y Margarita se infama;

Ela da de amor la llama,

Él de sospechas a nieve,

Con una venganza cierta

De mi hermano en mal quererme

Por mí tanto afecto duerme,

Por mí tanto mal despierta.

Se mi hermano la ocasión

Viere, sabrá su impiedad

Con la luz de a verdad

La color de mi afición.

Si supiere su rigor

Mi amor, temo sin tardanza

El Cierzo de su venganza

Contra el lilio de mi amor.

Si viven estos enojos,

Tendrá mi prima deshecho

Todo en suspiros el pecho,

Todo en lágrimas los ojos.

Si declaro mis finezas,

Tendremos noches, y días,

Ela, Mayos de alegrías,

Yo, Diciembres de tristezas.

Finalmente si prosigo

De mis engaños lo fiero,

Todo sigo, y nada quiero,

Todo quiero, y nada sigo.

 

Sale Claveta

 

Clav.          Señora, gran mal se alcanza.

 

Viol.           ¿ Qué dices?

 

Clav.          En tu fineza

Lo que crías por firmeza,

Se bautizó por mudanza.

Carlos juzga en su pasión

Que ama el Duque tu beldad,

Y aunque engendras a verdad,

Te prohija la traición.

Supo en fin que al Duque incita

De Margarita el cuidado,

Y tu amante lo ha juzgado,

Pues te finges Margarita.

 

Viol.           ¡ Oh dura suerte inconstante,

Que no sólo aqueste engaño

Al Duque fabrique el daño,

Sino también a mi amante!

¡Oh del mal mal riguroso,

Que si maltrata nocivo,

Añade lo sucesivo,

Pr diatar lo penoso!

De Carlos es tan villano,

Es tan extraño su afán,

Que es mi hermano mi galán,

Que le da celos mi hermano.

Margarita no se adora,

El Duque vive quejoso,

Carlos me culpa celoso,

Yo me condeno traidora;

De suerte que en los despechos

Deste amor dan sus dolores

Un engaño a cuatro amores,

Una pena a cuatro pechos.

Hubo, Cielos, afición

De igual confusion que altero;

Mas no es mucho, si Amor fiero

Es a misma confusión.

 

Clav.          Carlos sabrá tu constancia,

                 No sientas su falso error.

 

Viol.           Aun, Clavea, mi dolor

Teme en Carlos la inconstancia;

Pero a nadie has de explicar

De mi nombre a ficción,

Pues de ti mi corazón

Lo quiso, amiga, fiar.

Aunque sepa Margarita

Que amo a Carlos, no quisiera

AMOR, ENGAÑOS Y CELOS 

Que de su nombre supiera

El engaño, que me excita.

 

Sale Margarita

 

Marg.         Si algún bien mi mal consigue,

Violante, oíd mi ventura,

Que sin tener hermosura,

La desdicha me persigue.

Cuando a vuestro hermano el trato

De amor da mi pecho amante,

Si amanezco en lo constante,

Él anochece en lo ingrato.

Imagina que admitido

Carlos es de mi cuidado,

Con ceguedad de engañado

No ve a luz dequerido;

Ya sé de vuestro dolor

Que el alma a Carlos rendís,

Si penas de amor sentís,

Remediad penas de amor;

De más que cuando me hacéis

Esta engañosa impiedad,

Se disteis la enfermedad,

Es bien que el remedio deis.

De suerte que mis amores

Aviven lo que vivieron,

Si por vos flores murieron,

Por vos resuciten flores,

Que en esta infelicidad

Es lastimosa indecencia

Que agravie con la inocencia,

Quê engañe con a verdad.

Dad pues destierro a mi daño,

Que en las mudanzas, que lloro,

Cuando padece un decoro

No es bien holgarse un engaño.

 

Viol.           Si sentis esa pasión,

También por castigo igual

Ya del golpe dese mal

Siento herido el corazón.

Carlos pues en a esperanza,

Que un amor seguro cree,

Por no pagarme la fe

Me sospecha la mudanza;

Que muchas veces ha sido

Un pecho tan mal halado,

Que se desmiente obligado,

Por no ser agradecido.

Quiero pues desengañar

A mi amante; que he de ver

Florido nuestro querer,

Marchito nuestro penar.

 

Marg.         Ofrezco al gratificaros

                 (Aunque es poco el admitiros)

La vida para serviros,

La voluntad para amaras.

 

Viol.           Una carta le escribid,

                 Que aCarlos he de mandar,

Y en buen concierto acabar

De tantos celos la lid.

Yo no a puedo escribir

Por loa fácil del amor,

Por peligros del honor,

Por recatos del sentir.

Escribidla sin recelos,

PorqueCarlos desconoce

Vuestra letra, y no conoce

Lo que fingen mis desvelos.

 

Marg.         Vuestro consejo recibo,

Que aunque gran riesgo se apura,

Sin otro peligro. Escribo

Vuestro papel.

 

Viol.           ¿ Cómo iguales

                 Presta amor en parabienes

De un desengaño dos bienes,

Si de un engaño dos males!

 

Trae Clavela recado de escribir.

Viol. vase, y Margarita siéntase a

una mesa.

 

Marg.         La carta, Amor, escribamos,

Amor, la carta notemos,

Y al vil engaño que vemos,

Carta de examen hagamos.

Con tinta, y pluma, esperamos

Que tenga fin mi desvelo:

Mas no quitaré el recelo,

Cuando no puede hacer tanto

La tinta de amargo llanto,

La pluma de amante vuelo:

Pero en el papel confío,

Si pondero su candor,

Que me amanezca un favor,

Que despierte un albedrío.

Ya a juzga el amor mío

Alba, que a tanta pasión

Anuncie en la confusión

Destierre en la deslealtad,

El día de la verdad,

La noche de la traición.

Escribe a carta,

 

y acabándola, cantan

Músicos

 

                 ¡ Qué guerra espera, o qué paz,

                 Una voluntad suspensa,

                 Agradecida a a ofensa,

                 Y de vengarse incapaz!

 

Marg.         ¡En tanto amor, dolor tanto

Agora me asalta el sueño

Sabrosamente halagueño!

A la dulce voz del canto

Que siendo del alma encanto

El amor en su porfía,

Es con igual simpatia,

Y concordia del favor

Secreto canto el amor,

Que hace en el alma armonía.

                             Duérmese, y sale el Duque

 

Duq.           ¡ Mi dueño al sueño prostrado!

No tiene amor, que su fuego

Es verdugo del sosiego

En el potro del cuidado:

Pero si ela en el agrado

Muere de amor, falsamente

La simpatia no extraña,

Pues con falsa muerte engaña,

Pues con dulce agrado miente.

Pero  qué miro? un papel

Tiene escrito, que en mal fiero

Es desahogo parlero

Para una pena cruel;

Si a mí me lo escribe, en él

Veré, si a tomarlo llego.

 

Toma la carta

 

                 Lea Amor, aunque amor ciego.

 

Léela

 

Los celos, Carlos, de tu amor son grandes,

Y los peligros de mi honor son mayores,

Quiero pues esta noche satisfacerte, por

Librar a mi honor de los peligros, y a tu amor de los celos.

 

Duq.           ¿ Agravia, y duerme? yo no alcanzo

Que ofenda, y tenga el descanso,

Que agravie, y logre el sosiego;

Mas creo que en a injusticia

Del delito riguroso

Lamó Cupido piadoso

Deste sueño a justicia;

Porque viendo a malicia

Del papel, (por castigarlo

El sueño) quiso llamarlo,

Porque prendiese en hacerlo,

A los ojos por leerlo,

Al alma por discursarlo.

 

Entre sueños Margarita

 

Marg.         Por ti, Carlos, he penado.

 

Duq.           Bien le quiere (¡ ay alevoso ! )

Que quien piensa en lo amoroso,

Siempre imagina en lo amado;

Si bien en quejoso estado

Tanto su gusto pretende

Agraviarme en lo que emprende,

Que cuando a Carlos adora,

Hasta en el sueño es traidora,

Hasta en el sueño me ofende.

 

Marg.         Sepa el Duque el desengaño

                 Ya que culpa mi tormento.

 

Duq.           Esto escucho, ah ¡ vil intento!

¡ Ah siempre escondido en gaño !

Forma en el sueño mi daño ;

Porque como es a ocasión

Del sueño callada acción,

Quiere con discurso sabio

Los silencios el agravio,

Los recatos a traición.

Dejo el papel, (¡ ay dolor !

¡ Ay celoso padecer!)

Que esta noche quiero ver

Si Carlos viene (¡ ay traidor!)

Al arma valiente Amor,

Si os toman as esperanzas,

Si os taladran las bonanzas.

Sin que os resistan disculpas,.

Embestid bárbaras culpas,

Acamad nobles venganzas.

 

Vase, y dispierta Margarita

 

Marg.         Ya mi pecho lastimado

Deja un sueño natural,

¡ Qué poco descansa un mal!

¡ Qué poco duerme un cuidado!

Que al corazón, si es hallado

En un sosegado aliento,

Despiertan con durc intento

Porque el sentimiento deja,

Ya las voces de una queja,

Ya los golpes de un tormento,

Tomo el ,papel, y Clavea,

Según lo dijo Violante,

Lo ha de llevar a su amante,

Que al Duque y a mi amor desvea;

Al papel mi pecho apea,

Si bien temo en mi pesar

Que estoy tan hecha al penar,

Y contraria de la dicha,

Que le pegue la desdicha,

Que le inficione el azar.

 

Vase

 

Sale Carlos, y Dinero

 

Carl.           Qué Margarita le adora?

 

Din.            De Fabio, señor, lo sé:

Y para más desengaños

Me dijo que por no hacer

Escandaloso el palacio

Se hablaban en el vergel.

 

Carl.           Cielos ! ¡ hay mayor mudanza !

 

Din.            ¿ De qué te admiras? ¿ no ves

Que es sinónimo del tiempo

Ser inconstante, y mujer?

No ves, señor, que mujeres

En la amorosa pared

Son arañas del amor,

Si enganos quieren tejer?

No ves que cuando son Damas

De Cupido en ajedrez,

Ora aquí, ora acullá,

Nunca firmes se han de ver?

No ves que siempre una Dama.

Cuenta al amante fiel

Falsas monedas de engaños

Cuando le paga el querer?

No ves que cuando as llama

Primas quien las quiere bien,

Luego se tccan de falsas,

Con que destemplan a f e ?

Finalmente cuanto digo

De su inconstancia, y doblez,

Es, señor, tan ordinario

En ellas, como su mes.

 

Paseándose

 

Carl.           Busquemos en fin disculpas,

Corazón quejoso, pues

Si la quero disculpar,

Ya no me siento ofender.

Amor as disculpas finge,

Mira Amor, quehalas también,

Cuando en su culpa el tormento,

En su disculpa 'el placer.

Dime agora,  Margarita

Me ofende? no: que no es bien

Que a murmures villano,

Si te precias de cortés.

¿ Es cierto lo que me dice

Margarita? es cierto: que

Agravia mucho a quien ama

Quien a quien ama no cree,

Pero celos al discurso

¿Qué decís? Mas ya se ve,

Como sois de amor contrarios,

Que contra, amor respondéìs

Celos Margarita quiere

Al Duque, sí, pues ya sé

Que con proceder bizarro,

Que con tierno proceder

La festeja Castellano,

La requiebra Portugués.

Aunque soy Carlos Farnesio,

El Duque, un Príncipe es:

Que en sobornos de un cariño

No sé qué tiene el poder,

Que es imán para un favor,

Que es flecha para un desdén.

Pero, Amor, ¿qué me respondes?

¿ Ésto es así ? no: porque es

Tan fiero el vulgo, que siempre

Quiere prostrar a sus pies

De la inocencia a palma,

De la pureza el laurel.

Pero, celos, ¿ qué decís ?

Ha de ser cierto ? ha de ser;

Que si tantos lo publican,

No mienten todos, porque

Por costumbre, o por castigo

Del engaño descortés

Si éste en mentiras se añubla,

Luce en verdades aquél.

Amor, ¿ amaremos? sí.

Pues lo quieres, amaré ;

Celos,  amaremos? no:

No amaré, pues lo queréis

Amor amemos, que agora

El afeto se ha de ver

Más lucido en el agravio,

Que as .estrellas con el

Manto obscuro de a sombra

Suelen mejor parecer.

En fin amemos, venzamos

Los celos; pero ¿tendré

Fino amor a quien me engaña ?

No es justo, celos, seré

Vengativo en el despreció,

Que lo mismo siempre fué

Una ofensa no vengar,

Que otra ofensa pretender.

De más, que si el Duque adora

A Margarita, daré

Al olvido mis finezas,

Que un Príncipe, ¡ ah dura lev

Es un vidrio que se empaña

De formidable altivez,

Con cualquier aire de agravio ;

Es un mar que con cualquier

Viento de ofensas altera

Con poderoso byben.

En olas de vengativo

Tempestades de cruel.

Qué-he de hacer en este empeño,

Alma mía, ¿qué he de hacer?

Amor me enciende el afecto

Celos hielan el desdén,

De suerte que el corazón

No puede de una, y otra vez,

Ni aquela nieve gustar,

Ni aquela brasa encender.

 

Din.            Deja ya locas sospechas,

No quieras, señor, verter

Al perejil del amor

De las sospechas la hiel;

Mira que los celos pegan

Con mordedura infiel,

Porque son perros del alma,

Que el alma suelen morder;

Deja en fin estos discursos,

Que bien puedes conocer

Esta noche el desengaño.

 

Carl.           No dices mal, yo veté

Si son falsos mis recelos,

Si es constante su querer.

 

Din.            En el jardín lo verás.

 

Carl.           Al jardín le pediré

Que me diga sus afectos,    - -

Porque bien se puede hacer

Lo florido de un jardín

Intérprete de una fe. Vanse

 

Suenan cajas, y ruido de arcabuces, y salen

Enrique con bastón, y soldados

 

Enriq.         Dichoso el día, que a mi patria llego,

Donde idolatra el alma al aniño ciego;

¡ Oh si cantara amor, si estoy triunfante,

Otra noble vitoria por amante

1               A tu famosa diestra

                 No poco debe el Duque pues nos muestra

Que cría Mantua en su marcial desvelo

Más cuerdo Fabio, más feroz Marcelo.

2               Queda Florencia al César sujetada,

Y con tu brazo bélico ganada,

Y tres veces tu honor ilustre se haga

Por valiente, por sabio, por Gonzaga.

 

Enriq.         Soldados, esta palma esclarecida

Por vuestra gloria sólo es apaudida,

Que en el suceso del conflito airado

Gobierna el Capitán, obra el soldado.

Pero ya que la noche

Apresta contra el día el negro coche

Para salir de estrellas coronada,

(Si un consejo os agrada)

Esperemos mañana, que arrogantes

Entraremos en Mantua más triunfantes

Con la feliz vitoria,

Que de una ostentación se hace una gloria.

1               Es el día escusado, y bien te engañas,

                 Que lucen mucho, Enrique, tus hazañas,

2               Aunque de noche vamos,

                 Harta gloria llevamos

                 En tu presencia, que en acompañarte

                 Quien lleva a Enrique, desconoce a Marte.

 

Enriq.         Amigos afamados

(La lisonja os aceto por soldados),

No entréis en la ciudad como decía,

Que antes que Apolo nos bosqueje el día,

Ver a mi hermana disfrazado quiero,

Por dar halagos a mi amor sincero,

O por decir mejor, saber deseo ap.

De mi Vioante en mi amoroso empleo,

Que dos veces padece el alma ausente,

Siente el alma el amor, la ausencia siente.

 

Ambos        Somos, Enrique, todos obedientes.

 

Enriq.         Camino a Mantua, recoged as gentes.

 

Vanse

 

Salé de noche Carlos, y Dinero

 

Carl.           Quisiera el piadoso Cielo

Para alivio feliz de mi desvelo,

Que puedan mis dolores

Prender sospechas, y soltar amores:

Que son dos gustos a pesar de un daño,

Después de una sospecha un desengaño.

 

Din.            Sabrás, señor, aquí lo que a incita

Cuando mandó lamarte Margarita.

Que no se ha de decir que al bautizado,

Vienes del niño amor, sin ser llamado.

Sale Fabio, y un criado

 

Fab.           Aquí me dijo el Duque que esperase,

Y que aquí le aguardase,

Porque pueda en tiniebas cautelosas

Examinar constancias amorosas,

Que todo amante entre sospechas crudas.

Todo es hecho de dudas. -

 

Criad.         Retirémonos pues a aqueste lado.

 

Fab.           Lince sea del Duque mi cuidado.

 

Retíranse

 

Carl.           Pero, según lo creo,

Allí dos hombres veo,

Que parecen que quieren sus intentos

Estorbar mis dichosos pensamientos;

Que no es la vez primera, que a una dicha

Malogró de un estorbo la desdicha.

 

Din.            Señor, tente un poquito

A ver si tomo cólera, y permito

A mi valor aquesto,

Porque un grande valor no se hace presto.

                

Carl.           Cala, cobarde, porque ¡ vive el Cielo!

                 Que contra mi desvelo

                 Aunque sus hierros fuesen vivos rayos,

                 Les diera mil desmayos,

                 Tanto, que han de sentir primero airada

                 Su muerte, que mi espada.

 

Fab.           Mirad que viene gente,

                 Susténtese el lugar con brío ardiente,

                 Que a causa de un Rey enciende el brío

                 De cualquier hombre, cuanto más el mío.

 

Din.            Mal haya el criadillo, que es serviente

                 Del hombre, que es valiente,

                 Que ha de reñir con él, y defendello

                 Entonces sin comello, ni bebello.

                 Sacan las espadas

 

Carl.           ¿ Quién es?

 

Fab.           ¿Quién va?

 

Din.            ¡ Qué voz tan desabrida!

                 ¡ Que un' quién va, y un quién es quite una vida!

 

Carl.           Esta espada primero

                 Dirá quién soy; que de un valor severo

                 Mejor se sabe la nobleza ufana,

                 Que de una voz liviana.

 

Riñen

 

Fab.           ¡ Qué buen pulso de esfuerzo generoso!

 

Criad.         ¡ Oh cómo siento su valor famoso!

 

Carl.           Que una gloria os alcanza en vuestra muerte.

 

Criad.         Muero, ¡ ay de mí !

 

 

Cae

 

 

Fab.           ¡ Qué adversidad esquiva!

                 Irme de aquí conviene.

 

Carl.           Mi amor viva,

                 Porque en este embarazo

                 Venció mi amor, y peleó mi brazo.

 

Din.            Buena respuesta hubieron

                 (Según las cuchilladas, que sintieron)

                 De un quién va, y con fácil ligereza

                 Metieron la respuesta en la cabeza.

 

Carl.           Vamos; que no me encuentre el Duque airado

                 Que temo ser, Dinero, castigado. Vanse

 

Sale Enrique de noche con la espada desnuda

 

Enriq.         Ruido de espadas a esta parte siento

                 Cuando quisiera mi amoroso intento

(Viendo a Violante en plácida alegría)

A pesar de la noche ver el día.

Pero un hombre a mí viene

Con pasos presurosos, y conviene

Saber quién es.

 

Sale Carlos

 

Carl.           Huir agora quiero,

Porque quién soy no sepan.

 

Enriq.         Caballero,

                 ¿Dónde con pasos camináis veloces?

 

Carl.           A vuestra cortesia en pocas voces

Respondo; yo he muerto por un caso

A un hombre por valor, o por acaso;

Temo que me conozca la justicia,

Y huyendo voy, como me veis.

 

Enriq.         Codicia

Tanto mi pecho, hidalgo, el ampararos,

Que a mi casa lievaros

Pretendo, andad conmigo.

 

Carl.           Decid quién sois, pues vuestros pasos sigo.

 

Enriq.         Vos lo sabréis después.

                

                 Que bien dice quién es quien favorece.

            Carl.           Ya bien se ofrece

 

Entran por una puerta, y vuelven a salir por otra

 

Enriq.         Aquí pues retirado

                 Podeis estar, señor.

 

Carl.           Bien explicado

                 Vuestro honor se conoce por ilustre,

Para que en tanto lustre

Ambos quedemos al favor dichoso

Agradecido yo, vos .generoso.

 

Enriq.         Mi cuarto es éste, y en él quiero ocultaros,

Y voy saber el caso por libraros;

Quedad aquí, que luego vendré a veros.

Vase

 

Carl.           Azares fieros

Me afligen; mato un hombre, otro me ayuda

Sin conocerlo yo, y en esta duda.

Más se abulta mi enleo,

Pues Zagora me veo

En el jardín, donde esperaba agora

A 'Margarita bella; y pues se ignora

La causa deste obscuro labirinto,

Con el socorro de mi vario instinto

Quiero saberlo, y adeante paso

Por estorbarme agora algún fracaso,

Que no quiero que aquí venga aquel hombre,

Y que sepa mi nombre,

Pues ya recela mi discurso sabio.

Que aquel hombre era Fabio,

Que me trujo en su cuarto, pues habita

En el jardín del Duque; ansí se evita

Otro peligro, porque si él supiera

Quién soy, al Duque amante lo dijera;

Y así de aquí me aparto,

Y me voy a otro cuarto.

 

Pásase a otro, y sale Margarita

 

Marg.         Cuando el amor se aviva,

Es ciega luz, si enciende,

Libre cárcel, se prende,

Si mata, muerte viva;

El alma en fin me advierte

Ciega luz, libre cárcel, viva. muerte.

Si un desprecio se expone,

Sombra vil se parece,

Hielo tibio se ofrece,

Nube ingrata se opone;

En fin mi amante trata

Sombra vil, hielo tibio, nube ingrata,

Cuando plantas se alientan,

Cuando lilios respiran,

Cuando rosas se admiran,

Cuando en fin más se ostentan

Con soberbias hermosas,

Caen plantas, secan lilios, mueren rosas.

Si bienes se festejan,

Si dichas se reciben,

Si amores se conciben,

(¡Ah fortuna!') se alejan,

Que en ludibrio de flores

Bienes coge, huela dichas, corta amores.

Con quejoso albedrío,

Con suspiros, y llanto,

Sienten tormento tanto

El Cielo, el viento, el río,

Pues da mi sentimiento

Queja al Cielo, agua al rio, fuego al viento.

 

Sale Carlos

 

Carl.           Una mujer se queja astimosa

De algún ingrato amor; que a impiedosa

Fortuna entre iguarias de inconstante

Da por postres as quejas de un amante.

 

Marg.         Un hombre allí diviso,

Que sale de aquel cuarto, y es cierto aviso

Que será el Duque sí, que viene a hablarme

Aquí, como costumbra.

 

Carl.           Atormentarme

Quiere el amor, no sé si es Margarita;

Que a conozca el ciego Dios permita,

Si bien en sus traiciones fementida

Bien la juzga el amor desconocida.

 

Marg.         Duque!

 

Carl.           ¿ Eres Margarita?

 

Marg          ¿No conoces

Mis mal formadas voces?

No es bien que hablemos alto, escucha un poco.

 

Carl.           ¡ Ah mudable! ¡ ah druel ! dos veces loco ap.

Me hacen en mis desvelos,

Una vez su traición, y otra mis celos.

 

Marg.         i Duque amado!

 

Carl.           Sentidos, ap.

                 La ponzoña bebed por los oídos.

 

Marg.         Duque amado, una Dama

Cuando enciende en su . pecho ardiente llama,

Padece de un ingrato los dolores

Por dejar neciamente los rigores,

Que luego en las venturas de admitide

Ciégase ingrato quien se ve querido.

Si tengo más amor, más me aborreces

De suerte que me ofreces

Tal rigor, tal efeto de enemigo,

Que más me ofendes, cuanto más te obligo.

Bien como humildemente entre verdores

Besa arroyo. los pies de hermosas flores.

Siendo en el prado, si el cristal desata,

Pobre lisonja de sonora pata:

Mas después, si ha, llovido.

Con extranjero aljófar presumido

Siendo de aquellas flores Parca undosa,

Desprecia lilio a lilio, rosa a rosa.

Así pues caminabas en tu intento

Con humilde, si amante pensamiento,

Lisonjeando en el desdén, que amabas,

Estas prendas, que flores me lamabas;

Pero agora en favores arrogante,

Que te dió liberal mi amor constante,

Estas flores desprecias sin recelos,

Formando mal a mal, celos a celos.

No siento muchc, no, ser despreciada,

Porque lo puedo ser, sin ser culpada,

Mas ser traidora, sí, bien - siento agora,

Porque culpada estoy, si soy traidora.

En fin para doblar el mal que lloro,

Dejas mi amor, infamas mi decoro;

¿Yo quiero a Carlos, yo? qué poco entiendes

Como esta alma, que es tuya, tanto ofendes;

Que si supieras a tristeza suya,

No dieras tanto mal a un alma tuya.

Dices que estimo a Carlos, cuando apuro

De tal suerte en mi amor lo firme, y puro,

Que bien pudiera con afectos míos

Vencer los montes, exceder los ríos.

¿ No te acuerdas, cruel, de los favores,

Que por mi" mal te dieron mis amores?

Mas ¡ ay ! que siempre por costumbre, o vicio,

Es Letes del ingrato el beneficio:

¿Cómo piensas que formo aleve intento,

Cuando por más amarte me alimento

De dos amores duplicada palma,

Uno en el corazón, otro en el alma?

¿Son traiciones finezas?

¿ Son mudanzas firmezas?

Es delito el quererte ?

Amarte es ofenderte?

Mas sí, que un pecho ingrato en recompensas

Por no .pagar favores, finge ofensas.

En fin Duque inconstante, Duque amado.

 

Carl.           Aleve a mi cuidado,

                 Cómo quieres librarte de la culpa,

Cuando tu culpa se hala en tu disculpa?

Di, pues, que tanto estimas lo culpado,

Que Io repites ya, por darte agrado.

¡ Oh cómo un pecho, cuando agravios trata,

En la ofensa que da su voz desata,

Por tener doble gusto al repetirla

Un gusto en cometera, otro en decirla!

 

Marg.         Pues se escucharme quieres

                 Tu hermana en este air.

 

Carl.           ¿"Qué me refieres?

Hermana tengo yo, pues ya se alcanza

Que hermana de mi amor fué tu mudanza.

 

Marg.         Quédate pues, ingrato, a mis desvelos,

Castigue mi desprecio infames celos;

Que si el .honor ,peligra en insolencias

De celosas licencias,

Bien puede ser sin riesgos de infamada

Una acción descortés, acción honrada.

 

Vase

 

Carl.           Cómo, tirano Amor, en mi tormento

Padezco agravios, y venganzas siento?

¿ Cómo mi ingrata que el delito entiende,

Se ofende de que diga que me ofende?

Mas sí, que quien no puede hallar disculpa,

Finge el pesar, que desmentir la culpa.

Margarita me escribe,

Que al jardín desengaños apercibe,

Trae a carta Cavea,

Y agora Margarita se desvea

(Pensando que era el Duque) en agraviarme:

¿Qué es esto, Amor, que pudo ocasionarme

Tan engañoso mal? mas ¿ qué pregunto ?

Si el engaño es de amor más cierto asunto.

Corazón desdichado, y astimoso,

Soltad cadenas de un amor quejoso,

Que amar, siendo el agravio recibido,

Es festejar desaires de ofendido;

Querer a quien es grata en otro empleo

Es villana locura de un deseo;

Competir con un Príncipe en amores

Es buscar neciamente los rigores;

Es forjar una espada

Contar la propia vida destinada.

En fin, daqui me ausento en tantos daños.

Porque no se prorroguen más engaños :

Que contra mis venturas

Este jardín es relva de aventuras,

Y un encanto parece enleo tanto,

Mas no es mucho, -que Amor es todo encanto.

 

            Vase

 

Sale el Duque de noche -

 

Duque         Entré en este jardín, y un hombre muerto

Topan mis pantas con juicio incierto;

No encuentro a Fabio cuando aquí peusaba

Que mi gusto lo halaba,

Solamente me dijo una criada

De mi furioso amor amedrentada,

Que en aquel cuarto un hombre se ha escondido,

Contra el gusto de un. Príncipe atrevido,

Y ansi en el cuarto me entro como airado,

Que de un celoso nace un agraviado.

 

Éntrase en el cuarto, donde Carlos pri-

mero estuvo cuando vino con Enrique, y

sale Violante -

 

Viol.           Es mordaza a mi terneza,             Nobleza

Es prisión a mi amor ledo,             Miedo

Es verdugo a mi esperanza;          Venganza

Cuando pues mi pecho alcanza

Un solo amor, en castigos

Se oponen tres enemigos,

Nobleza, Miedo, Venganza.

Ofusca a verdad pura,                 Desventura

Inficiona al pasatiempo,               Tiempo

Tiraniza al dios Cupido                 Olvido

Con gran razón he sentido

                             Recelos del bien querer,

Porque son para temer

Desventura, tiempo, olvido.

¿Quién desbarata el temor?           Valor

¿Quién apoya a pureza?               Firmeza

¿Quién afina el pensamiento?        Tormento

Si quiero pues el contento

Que gane de amor a palma,

Vivifique siempre el alma

Valor, firmeza, tormento.

¿Quién enciende blando ardor?                Amor

¿ Quién le provoca los daños?                 Engaños

¿ Quién le alienta los, desvelos?     Celos

Tiene en fin justos recelos

De Carlos a dulce lama,

Que habitan siempre en quien ama

Amor, engaños; y celos.

 

Sale el Duque de donde había entrado

 

Duque         Todo el cuarto he revolvido

Y no han halado mis penas

Hombre alguno; pero aquí

Alguna mujer se queja;

Debe pues ser Margarita,

Según mi amor lo desea.

 

Viol.           En aquel cuarto, que veo,

Me dijo agora Cavela

Que un hombre estaba escondido,

Y según las claras señas

Le parecía ser Carlos;

Quiera Amor que Carlos sea,

Que no siempre en los estorbos

Los deseos se atropelan.

Pero del cuarto ha salido,

Y por temor, o cautea

Se ha detenido, y callado,

Oquiera la suerte, o quiera

Que a tantas puras verdades

Quiebre una vez las cadenas.

Carlos. ¿ Él es? yo quiero llamarlo.

 

Duque         Con voces pequeñas

Me haba, que mal se conoce

De su voz a diferencia;

Yo también quiero imitarla

Con voz baja, que no entienda;

¿ Eres Margarita?

 

Viol.           Sí. Soy.

 

Duque         Mejor dijeras ap.

No Margarita, traidora.

 

Viol.           Carlos cruel, bien pudieras

Conocer bien mis verdades,

Sentenciar bien mis firmezas,

Porque no fueses tan necio,

Que a pesar de nobles prendas

Me condenes la mudanza

Sin escuchar a nobleza.

Si amo al Duque, mi castigo

Los cuatro elementos sean,

El agua a mi sed se esconda,

Embargue mis pies la tierra,

Negue-se el aire a mis voces

El fuego lamas me vierta;

En fin para más dolores,

En fin por mayores penas,

Siendo amante de otra dama,

Con mil envidias te vea

Amimaria con alagos,

Cariciara con finezas.

Si quieres que Amor agora

Cuando en nuestras almas reina,

Su dulce imperio asegure,

Destierren as almas nuestras

Esses traidores engaños,

Esas rebeldes sospechas.

¿Qué respondes?

 

Duque         ¡Ah desdichas!

¡ Oh cómo sois verdaderas !

Que no muera, si esto escucho!

Que si esto escucho, no muera!

Mas no, que siempre la Parca,

Que de buen gusto se precia,

Cortar no quiere una vida,

Si a marchita una pena.

Traidora, ingrata, que dices, a ella

Si tus delitos confiesas,

Que en castigo muchas veces

De la traición que se intenta,

El delito se descubre

Con lo mismo que se niega.

Quiero aquí pues retirarme ap.

Hasta que se vaya aquella

Ingrata, y después airado

Volveré al cuarto, que esperan

Aquí mis iras a Carlos,

Porque puede ser que aun venga,

Pues Margarita en sus voces

Aquí le esperaba.

 

Vase el Duque

 

Viol.           ¡ Ah penas!

¡ Que verdades se aniquilen!

¡ Que mentiras prevalezcan!

Decidme, Cielos a causa,

Que al bajel de amor altera

Este confuso naufragio,

Esta engañosa tormenta.

Son, por ventura, o desdicha,

(Cuando agradecerse esperan)

Los desengaños traiciones,

Y las disculpas ofensas?

¡ Ah, congojosos engaños,

Que siempre Amor los alienta!

¡ Ah de un racional juicio

Bastardo arbitrio, que piensa

Por mentira el desengaño,

Por delito a inocencia.

Sufrid, corazón, sufrid

Esta ignorada tragedia;

Vida, sentid los pesares,

Pues no extrañáis las tristezas:

Amor, resistid valiente

Cuando los celos pelean:

Alma, a pesar de rigores,

Seguid siempre sus banderas:

Que luego el engaño espira,

Las verdades nunca secan:

Al Otubre llega el Mayo,

El Sol la sombra destierra,

Todo a la suerte se prostra,

Todo al tiempo se hace cera:

Quien no sospecha, no quiere.

Quien más ama, más recela;

No son los celos agravios,

Que son los celos finezas:

Porque como perder lo que aman sientan

Es cariño el enojo, amor la queja. Vase

 

Vuelve el Duque

 

Duque         Ya que se fué Margarita,

Amor, de espía a mis penas

Has de servir, que aunque ciego,

Tu ves más, cuanto más -ciegas.

Carlos vendrá como juzgo,

Y mis furores se aprestan,

Porque se abrasen, venganzas

Las que se empluman ofensas:

Que hay escarmientos de fuego

Para delitos de cera.

Aunque Carlos es mi amigo,

No he de atarme a la peciencia;

Venza el amor la amistad,

Un gusto a otro gusto venza.

Demás, que Carlos infame

Por amigo no se atienda;

Que quien va contra mi gusto,

Tiene de enemigo señas;

En fin, con mil atenciones,

Amor, ciegamente vela,

Que si cuidado te logras,

Vigilancia te confiesas.

 

Éntrase en el cuarto donde había estado,

y sale Enrique

 

Enriq.         Ya la justicia ha dejado

La calle, que aunque se lleva

El hombre muerto, no sabe

Del homicida, y se alegra.

Mi gusto de haber librado

Aquel hombre, que hoy quisiera

Saber quién es; Caballero,

Salid a esta sala.

 

Sale el Duque con una daga desnuda

 

Duque        iMuera

                Este traidor!

 

Enriq.         ¿ Qué es aquesto,

                 Hombre ingrato?

 

Saca la espada Enrique

 

Duque         Pagarás

                 Tus traidoras insolencias.

 

Enriq.         Ingrato, muere a mis manos.

 

Duque         Contra mí a espada alteras?

                 Ola.

 

Sale Fabio con una luz

 

Fab.           Qué es esto, señor ?

                 ¡Que Enrique al Duque se atreva!

 

Duque         ¿Qué es esto, suerte engañosa?

                 ¿ Qué confusiones son estas?

 

Enriq.         ¿Qué es lo que miro, ah congojas?

                 Al alma la vista enlea;

                 ¿ Que al mismo Duque he librado

De la justicia severa,

Y que me pague en rigores

Lo que me debe en finezas?

 

Pone la espada a los pies del Duque

 

Duque         ¡ Enrique!

 

Enriq.         Señor.

 

Duque         ¿Tú, aquí,

Y a éstas horas, sin que sepa

Yo tu venida?

 

Enriq.         He llegado

Con disfrazadã cautea

Solamente a la ciudad,

Dejando las gentes fuera

De los muros, por ser moche:

Porque la vitoria nuestra

A a luz del Sol infante

Haga ilustre competencia

El Sol triunfante en él Cielo,

Si nosotros en la tierra;

Nosotros contra los hombres,

Él contra escuadras de estrellas.

Pero dejando esto a parte

Para el tiempo, en que se deba 

Contar el trofeo glorioso,

Como mañana se espera,

Queriendo pues esta noche

Ver a mi hermana, que ausencias

Tiranizan en cuidados

L.o que habilitan en penas,

Antes que llegué al jardín

Te veo a ti, que con priera

Caminabas, como quien

De la justicia se exenta,

Na edição príncipe: dava.

Hasta que como tú sabes,

En este cuarto; mas dejan

De referirlo mis voces,

Cuando agora más suspensa

Extraña el alma tus iras,

Pues con furiosa indecencia

Desabonas en traiciones

Lo que acredito en defensas.

 

Duque         No te. entiendo tus palabras,

                 ¿ Qué dices, Enrique?, ¿ 'sueñas ?

 

Enriq.         Dices bien, que el beneficio

Leve sueño se escarmienta,

Pues pasa de a memoria

Como sueño de a idea.

 

Duque         Enrique, estás engañado,

                 Ni es posible que eso fuera.